Para proteger sus derechos legales, siga los siguientes pasos inmediatamente después de un accidente de auto:

Inmediatamente después de ocurrido el accidente, llame a la policía para hacer la denuncia pertinente. Es posible que usted piense que puede solucionar el asunto por sí mismo, pero en realidad los daños ocasionados a su persona y su vehículo pueden ser más graves de lo que parecen. Es importante contar con la descripción policial del accidente.

Hasta que la policía se lo indique. Salvo que los autos chocados deban moverse si están bloqueando el tráfico, espere a que llegue la policía al lugar del siniestro. Si se ve obligado a mover el auto del lugar, tome fotografías antes de hacerlo. Tener una cámara de fotos descartable en su vehículo es una forma excelente de estar preparado en caso de accidente.

Nunca se sabe si un accidente dará lugar a una demanda, por lo que es importante que obtenga la mayor cantidad de datos posible sobre el hecho. Pida el nombre completo, el domicilio y los números de teléfono de los posibles testigos antes de que abandonen el lugar del hecho.

Anote toda la información de la compañía de seguro de la otra parte, con indicación de la razón social y el número de póliza. Asegúrese de agregar por escrito el nombre completo del otro conductor. Anote dónde ocurrió el accidente. Y tome fotografías de ambos vehículos.

Solo hable del accidente con la policía y, aun así, no admita la culpa, incluso si piensa que usted es el culpable, porque de hecho podría estar equivocado. Admitir la culpa puede hacer que la compañía de seguro pretenda usar esa declaración en su contra.

Por más que uno crea que no está herido, hay algunas lesiones que no siempre se pueden ver o sentir de inmediato. Lleve un registro de todo lo que le diga el médico, como el diagnóstico, el tratamiento ordenado y cualquier preocupación que el profesional pueda tener. Asegúrese de obtener copias de toda la documentación del médico.

Como territorio en el que existe la cobertura de siniestro sin culpa, las compañías de seguro de Nueva York cubrirán los costos iniciales del tratamiento médico.

Si su médico le receta un medicamento, no deje de tomarlo. Si le recomienda fisioterapia, arregle una cita y vaya al tratamiento. Haga todo lo que le pida su médico y vaya a su consultorio periódicamente para hacerse el chequeo que sea necesario.